El Senado aprueba el nuevo proyecto de Ley del Contrato de Transporte Terrestre de Mercancías

Acabo de leer a través de google news que el senado aprobó el proyecto de ley del contrato de transporte de mercacias el pasado 21 de octubre.

Fuentes: europapress y tecnipublicaciones

Aqui abajo (cliquead en Leer el resto de esta entrada ») dejo el extracto del diario de sesiones del senado que corresponde a cuando se habla sobre dicho proyecto de ley, y mencionan el CMR en el que se inspiran. El original de donde se ha sacado es este (pdf) pagina 2694 (36 del PDF)

Aviso, al copiarla del PDF se me ha quedado rara la maquetacion.

DE LA COMISIÓN DE JUSTICIA EN RELACIÓN

CON EL PROYECTO DE LEY DEL CONTRATO DE

TRANSPORTE TERRESTRE DE MERCANCÍAS

(Número de expediente Senado 621/000016 y número

de expediente Congreso 121/000011).


El señor PRESIDENTE: Finalizado el debate de este

proyecto de ley, pasamos a continuación al dictamen de la

Comisión de Justicia en relación con el proyecto de ley del

contrato de transporte terrestre de mercancías.

Para la presentación del dictamen, tiene la palabra el

senador Asensio.

El señor ASENSIO MARTÍNEZ: Gracias, señor presidente.

Señorías, como presidente de la Comisión de Justicia

tengo el honor de presentar ante el Pleno el dictamen de la

comisión sobre el proyecto de ley del contrato de transporte

terrestre de mercancías. (El señor vicepresidente, Molas

i Batllori, ocupa la Presidencia.)

El proyecto de ley que se somete en este acto a la consideración

del Pleno del Senado tuvo su entrada en esta

Cámara el día 1 de julio, fecha, asimismo, de su publicación

en el Boletín Oficial de las Cortes Generales. El plazo

de presentación de propuestas de veto y enmienda terminó

el día 11 de septiembre, ampliándose hasta el siguiente

día 17.

A este proyecto de ley se presentaron un total de 63

enmiendas, distribuidas de la siguiente manera: 6, de los

señores Belda Quintana y Quintero Castañeda; 8, del

Grupo Parlamentario de Senadores Nacionalistas; 5, del

Grupo Parlamentario de Convergència i Unió; 35, del

Grupo Parlamentario Entesa Catalana de Progrés; 4, del

Grupo Parlamentario Socialista; y 5, del Grupo Parlamentario

Popular.

La comisión se reunió para dictaminar el día 14 de octubre.

Tras el correspondiente debate, fueron aprobadas las

siguientes enmiendas: la número 8, del Grupo Parlamentario

de Senadores Nacionalistas; las números 57 a 59, del

Grupo Parlamentario de Convergència i Unió; las números

60 a 63, del Grupo Parlamentario Socialista, y la enmienda

transaccional presentada por los Grupos Parlamentarios

Socialista y Entesa Catalana de Progrés, sobre la

base de la enmienda número 23, de este último grupo

parlamentario.

La comisión también votó favorablemente el texto remitido

por el Congreso de los Diputados, salvo aquellas partes

de él afectadas por las enmiendas aprobadas.

Han presentado votos particulares al dictamen de la

comisión los grupos parlamentarios Mixto, de Senadores

Nacionalistas, de Convergència i Unió, Entesa Catalana de

Progrés, Socialista y Popular.

Muchas gracias.

El señor VICEPRESIDENTE (Molas i Batllori):

Muchas gracias.

Comenzamos el debate a la totalidad.

¿Turno a favor? (Pausa.)

¿Turno en contra? (Pausa.)

Pasamos al debate de las enmiendas.

Enmienda presentada por los senadores Belda Quintana

y Quintero Castañeda.

Tiene la palabra el senador Belda.

El señor BELDA QUINTANA: Muchas gracias, señor

presidente.

Sin perjuicio de que en el turno de portavoces fijemos

nuestra posición con respecto al proyecto de ley, voy a

defender las enmiendas que hemos presentado, concretamente,

las números 14 a 19.

La enmienda número 14 trata de añadir un apartado

nuevo al artículo 2, por el cual se incorpora al contenido

del contrato de transporte terrestre de mercancías las prescripciones

establecidas por las leyes dictadas por las

comunidades autónomas en el marco de sus competencias.

2694

SENADO-PLENO 21 DE OCTUBRE DE 2009 NÚM. 56

La enmienda número 15 se refiere a una modificación al

artículo 4.2, y en ella se precisa más la definición del porteador

en cuanto a que debe tener las autorizaciones o títulos

administrativos legalmente exigibles.

La enmienda número 16 coincide con la enmienda número

26 de la Entesa, y propone una adición al artículo 19.1,

en cuanto a la anulación de los portes, en cuyo caso se

establece una opción por parte del cargador para indemnizar,

y en esa opción creemos que debe añadirse que debe

ser a elección del transportista, que es la parte que cumple,

no la parte que incumple.

En cuanto a la enmienda número 17, tiene el mismo

contenido que la enmienda número 41, de la Entesa, y se

refiere al transporte continuado, regulado en los artículos 8

y 43, y a la posibilidad de que se garantice el cobro de los

portes a través del transportista mediante el establecimiento

del derecho a retener la mercancía para asegurarse ese

cobro, que es la misma solución que se recoge en el proyecto

de ley de navegación marítima, en tramitación ahora

en el Congreso de los Diputados.

Con respecto a la enmienda número 18, se presenta al

artículo 65, sobre el ejercicio de las reclamaciones. En

dicho artículo se establece que se puede dirigir la acción

contra el primer y el último porteador, y queremos añadir

que esta solidaridad en cuanto al ejercicio de reclamaciones

se produzca cuando no se pueda identificar al transportista

que ha ejecutado la parte del transporte en la que

se ha producido el hecho dañoso; lógicamente, en caso de

que fuera identificable, no cabría dicha solidaridad.

Finalmente, la enmienda número 19 se refiere a una

nueva redacción de la disposición transitoria única, a la

que el Grupo Socialista ha tenido la amabilidad de plantear

una enmienda transaccional, que vamos a aceptar.

Muchísimas gracias.

El señor VICEPRESIDENTE (Molas i Batllori): Gracias.

Por el Grupo de Senadores Nacionalistas, tiene la palabra

el senador Zubia.

El señor ZUBIA ATXAERANDIO: Gracias, señor presidente.

Tras su paso por el Congreso de los Diputados, el Grupo

Parlamentario de Senadores Nacionalistas ha presentado

en esta Cámara 8 enmiendas a este proyecto de ley del

contrato de transporte terrestre de mercancías. Eran 8

enmiendas de las que quedan vivas a día de hoy 7, en la

medida en que en el trámite previo de comisión, sustanciado

la pasada semana, fue aceptada e introducida en el dictamen

la enmienda número 8, que incorpora una disposición

adicional por la que se contempla también el

transporte realizado con bicicleta. Celebramos tal inclusión,

porque a nadie se le escapa que en los momentos

actuales la utilización de la bicicleta para el transporte de

pequeños objetos o documentos constituye un fenómeno

en clara progresión en nuestra sociedad, que además lleva

aparejados factores positivos de carácter medioambiental

y de reducción del tráfico motorizado en las ciudades.

Vaya a mi satisfacción, por tanto, y mi agradecimiento a

todos los grupos parlamentarios, que han posibilitado con

su voto esta disposición adicional, que confiamos sea ratificada

en fecha próxima por el Congreso de los Diputados.

Dicho esto, con su permiso, señor presidente, paso a

defender —por supuesto, muy sucintamente— el resto de

nuestras enmiendas vivas.

La primera, la número 1, lo es al artículo 10 del proyecto,

que en su actual redacción establece que cualquiera de

las partes del contrato podrá exigir a la otra que se extienda

una carta de porte. Consideramos y sostenemos que la

carta de porte debe ser obligatoria en todo caso, pues es

evidente que, al tratarse de un documento que contiene

todos los elementos necesarios para que el contrato pueda

ser ejecutado en los términos pactados, aporta seguridad

jurídica a las partes. En consecuencia, repito, debe tener

ese carácter obligatorio, carácter que, además, encaja

muchísimo mejor con la trascendencia que a lo largo de

todo el texto del proyecto se otorga a ese documento. Así,

por ejemplo, el artículo 14 se refiere a la fuerza probatoria

de la carta de porte. El artículo 25 señala que en el

momento de hacerse cargo de las mercancías, el porteador

deberá comprobar su estado, así como la exactitud de las

menciones de la carta de porte. Indica también que los

defectos apreciados se anotarán por el porteador en la

carta de porte. Y termina estableciendo que el porteador

que carezca de medios adecuados para verificar la coincidencia

del número y las señales de los bultos lo hará constar

justificadamente en la carta de porte.

Más adelante, el artículo 34 establece que la mercancía

transportada deberá ser entregada al destinatario en el

mismo estado en que se hallaba al ser recibida por el porteador,

sin pérdida ni menoscabo alguno, atendiendo a las

condiciones y a la descripción de la misma que resultan de

la carta de porte.

Y el artículo 36, referido a los impedimentos a la entrega,

contempla el supuesto de que no se realice la entrega

por no hallarse el destinatario en el domicilio indicado en

la carta de porte.

En suma, y para no alargarme con más ejemplos, parece

del todo claro que la carta de porte constituye el eje

sobre el que gira este proyecto de ley, lo que no está en

consonancia con el artículo 10, que, como he dicho, no

establece como obligatorio suscribir dicha carta de porte.

Las tres enmiendas siguientes son de pura coherencia

con el principio que hemos defendido. Así, a través de la

enmienda número 2 eliminamos en el artículo 13 la referencia

a la ausencia de la carta de porte en la medida que

sostenemos su carácter obligatorio.

De idéntica forma, en el artículo 16, en virtud de la

enmienda número 3, apoyamos que el contrato de transporte

continuado se formalizará por escrito, pero siempre,

y no cuando lo exija cualquiera de las partes, como se contempla

en su actual redacción.

Por esa misma coherencia, señorías, en la enmienda

número 4 abogamos porque el cargador deba adjuntar a la

carta de porte la documentación relativa a la mercancía

que sea necesaria para la realización del transporte. Adjuntar,

eliminando la disyuntiva que el artículo 23 actual reco-

2695

SENADO-PLENO 21 DE OCTUBRE DE 2009 NÚM. 56

ge, en el sentido de que deberá adjuntar o poner a disposición

del porteador.

En otro orden de cosas, hemos enmendado el artículo 39

para que en caso de ejecución parcial de transporte deban

acreditarse los motivos de dicha ejecución parcial, es

decir, que esté debidamente justificada, algo que se nos

antoja de pura lógica y que además también esta explicitado

para los casos del artículo 31, que son aquellos en los

que no pueda llevarse a cabo en las condiciones que fija el

contrato del transporte como tal; causas, repito, debidamente

justificadas, como lo indica el propio apartado 1 del

artículo 31.

En el artículo 49, que regula las presunciones de exoneración

de responsabilidad del porteador, nos hemos permitido

adicionar, por la vía de la enmienda número 6, una

nueva letra g) en el apartado 1, que pretende incorporar

una especie de cláusula de cierre en el listado de los riesgos

de los que se deriva exoneración para el porteador

dada la dificultad, si no imposibilidad, de abarcar de

manera individualizada todos los supuestos susceptibles

de producirse.

Por último, con respecto a la enmienda número 7, al

artículo 65, consideramos que en los términos en los que

se encuentra formulado el precepto, la existencia de error

en la identificación del porteador en cuyo curso se haya

producido presuntamente la inejecución del contrato,

priva al cargador del ejercicio de las reclamaciones a las

que tiene derecho.

Con independencia de la pretensión de nuestra enmienda,

en relación con el artículo 65 ya tuve ocasión de manifestar

la pasada semana en comisión que era necesario

darle una pensada al hilo de las enmienda número 18, del

Grupo Parlamentario Mixto, defendida por Coalición

Canaria, y número 52, del Grupo Parlamentario Entesa

Catalana de Progrés. También manifesté entonces y lo reitero

ahora —con ello termino, señor presidente—, que el

último párrafo incorporado al artículo en el transcurso de

su tramitación parlamentaria en el Congreso de los Diputados

es incompatible o contradictorio, salvo que se me

demuestre lo contrario, con los párrafos anteriores. Obsérvese

que el artículo establece un derecho de opción para

el ejercicio de reclamaciones, pero ese derecho de opción,

según se indica inmediatamente después, se extingue

desde el momento en que el demandante ejercite su acción

contra uno de ellos. ¿Cómo casa eso, señorías, con ese

párrafo final añadido, que dice que la acción puede interponerse

contra varios porteadores a la vez?

Parece evidente que si la opción se extingue cuando se

ejercite la acción contra uno, no podrá interponerse contra

varios, y si, por el contrario, puede ejercitarse contra

varios, quiere decirse que la opción no se extingue.

Señor presidente, señorías, sería bueno, y más que

bueno necesario, que se nos aclarara la cuestión antes de

proceder a la votación.

Muchas gracias.

El señor VICEPRESIDENTE (Molas i Batllori):

Muchas gracias.

Por el Grupo Parlamentario de Convergència i Unió,

tiene la palabra el senador Casas.

El señor CASAS I BEDÓS: Muchas gracias, señor presidente.

Nuestro grupo ha presentado 5 enmiendas —que eran 5

enmiendas pendientes del debate en el Congreso—, que

voy a dar por defendidas, con la esperanza de que alguna

pueda ser aprobada —no lo creo, por la votación que hubo

en comisión—, aunque he de advertir, señor presidente,

que nosotros pactamos todo el proyecto de ley en el trámite

del Congreso de los Diputados. Nos parece que tal y

como ha quedado el texto, conforme ha llegado al Senado,

es correcto. Por otro lado, ha habido alguna aceptación de

alguna enmienda en el trámite de comisión que ha sido

positiva. Por tanto, repito que doy las nuestras por defendidas,

y anuncio que nuestro voto a este proyecto de ley

será favorable.

Muchas gracias, señor presidente.

El señor VICEPRESIDENTE (Molas i Batllori):

Muchas gracias, señor senador.

Por el Grupo Parlamentario Entesa Catalana de Progrés,

tiene la palabra el senador Bofill.

El señor BOFILL ABELLÓ: (El señor senador

comienza su intervención en catalán, que se reproduce

según el texto que facilita a la Redacción del Diario de

Sesiones.) «Gràcies, president.

Molt breument per donar per defensades les nostres

esmenes i immediatament les retiro totes excepte la 32 i la

38 que mantinc en els termes de la transacció que hem

signat conjuntament amb altres grups, tot agraint l’esforç

del senador Pestana Padrón per incorporar al text part del

contingut d’algunes esmenes del nostre grup tant en el

tràmit en comissió com en aquest últim del Ple. Finalment

ens podem felicitar per l’ampli consens aconseguit en una

llei que esperem que doni satisfacció al sector del transport

terrestre de mercaderies i augmenti la seguretat jurídica

en la seva activitat.»

Resumo mi intervención, no sin antes protestar por la

doble jornada a la que me obligan al tener que traducirme

yo mismo, y pedirles, una vez más, que modifiquen el

Reglamento para que termine esta discriminación.

He dado por defendidas las enmiendas, e inmediatamente

las he retirado todas, excepto las números 32 y 38,

que mantengo en los términos de la transacción aceptada,

al tiempo que agradecía —y agradezco— el esfuerzo del

senador Pestana Padrón para incorporar, aunque sea parcialmente,

algunas de nuestras propuestas con el fin de llegar

al amplio consenso logrado en una ley que ha de dar

mayor seguridad jurídica a los distintos actores del transporte

terrestre de mercancías.

Gracias.

El señor VICEPRESIDENTE (Molas i Batllori):

Gracias.

Tiene la palabra el senador Pestana.

2696

SENADO-PLENO 21 DE OCTUBRE DE 2009 NÚM. 56

El señor PESTANA PADRÓN: Muchas gracias, señor

presidente. Buenos días, señorías.

Intervengo, en nombre de mi grupo, para posicionarme

en contra de las enmiendas que se incorporaron de Convergència

i Unió, números 57 y 58, referidas a la exoneración

de responsabilidad en los supuestos de emergencias

en carretera, fundamentalmente.

Señorías, debemos recordar que tanto el Grupo Parlamentario

Catalán en el Senado de Convergència i Unió

como el Grupo Parlamentario Socialista, con las enmiendas

números 59 y 62 —exactamente iguales y aprobadas e

incorporadas al dictamen— dotan al texto de una nueva

disposición adicional cuarta, referida a la aplicación de las

causas y presunciones de exoneración en el contrato de

auxilio y rescate en carretera. En ella se señala: En la aplicación

de las causas y presunciones de exoneración de

esta ley, en el contrato de auxilio y rescate en carretera se

tendrá en cuenta la concurrencia de circunstancias de

urgencia, protección de la seguridad vial y restablecimiento

del tráfico.

En cuanto al nuevo apartado g) del artículo 49, sobre las

presunciones de exoneración —incorporado por la

enmienda de Convergència i Unió—, parece evidente que

incorporar como presunción aquello que no sirve ya en la

enmienda pactada como un supuesto de modulación de la

posible responsabilidad conforme a la nueva disposición

adicional cuarta, no es la mejor técnica legislativa. Dicha

previsión carece de amparo en los convenios internacionales

que regulan el transporte, y consideramos que el tema

se trata mejor, simple y llanamente, con la disposición adicional

cuarta pactada.

Nos parece una previsión exorbitante que va en contra

del usuario o cargador, que debe ser también uno de los

principios que inspiren el texto del proyecto de ley que

analizamos. Es decir, la carga de la prueba va a pasar al

usuario, un elemento fundamental sobre el que llamo a la

reflexión de los grupos parlamentarios, porque, si bien es

aceptable modular la responsabilidad, no parece razonable

que la carga de la prueba final pase al usuario de ese tipo

de transporte.

En el mismo sentido nos pronunciamos con respecto a

los artículos 77 bis y 77 ter, introducidos con la aprobación

de la enmienda número 58, del Grupo Parlamentario

Catalán en el Senado de Convergència i Unió. Creemos

que con la disposición adicional cuarta se trata adecuadamente

la especialidad que se deriva de la urgencia de la

seguridad vial y el restablecimiento del tráfico, que modulan

las responsabilidades, pero que no deben exonerar ni

presumir de exoneración de tal responsabilidad.

Señorías, debemos tener en cuenta la necesidad de no

dar indefensión al usuario creando una carga de la prueba

injusta para él en momentos muy especiales, como pueden

ser los derivados de un accidente. El propio usuario que

está implicado en un accidente tendría que demostrar que

la grúa en ese momento ha hecho un daño adicional al que

ya había sufrido el vehículo.

Por ello, mantenemos nuestro voto particular, y espero

que la razón que nos acompaña nos ampare y pueda surtir

el efecto de que el resto de grupos nos acompañe también

en esa votación.

Muchas gracias.

El señor VICEPRESIDENTE (Molas i Batllori):

Muchas gracias.

Por el Grupo Parlamentario Popular, tiene la palabra el

senador Altava.

El señor ALTAVA LAVALL: Muchas gracias, señor presidente.

Mi grupo parlamentario ha presentado a este proyecto

de ley 5 enmiendas para que sean defendidas en este Pleno

del Senado: una al artículo 5, otra al artículo 6, otra al

nuevo artículo 66, otra al capítulo VIII y otra a la nueva

disposición adicional.

En algunas cuestiones, el consenso alcanzado en la

Cámara Baja fue meritorio, y supone una regulación con

la que todos los agentes y sujetos implicados ven satisfechas

sus pretensiones; pero en otros casos entendemos que

el texto merece una mayor reflexión, como seguidamente

voy a indicar.

El Grupo Parlamentario Popular quiere poner de manifiesto

el acogimiento que tuvieron 25 de las 30 enmiendas

que presentó en el Congreso, mereciendo la pena destacar,

entre otras: las mejoras en la regulación del contenido de

la carta de porte, de las paralizaciones, de la variación o

demora en el precio, de la incorporación de la paquetería,

de las responsabilidades del porteador, de las reservas o,

en su caso, de los plazos de prescripción.

Especialmente importante es el texto final del artículo 57

en cuanto a los límites de la indemnización, fijados en

principio en el proyecto en los derechos especiales de giro

por kilo del CMR, y finalmente fijados en un tercio del

indicador público de renta de efectos múltiples/día por

cada kilogramo de mercancía perdida o averiada, lo que

además de adecuarse a nuestra legislación y a la moneda

común europea permite su revisión anual automática.

También quiero destacar el consenso, finalmente alcanzado

por unanimidad, en la redacción del moderno artículo

62, relativo a la pérdida del beneficio de limitación de

responsabilidad. Si bien el Grupo Parlamentario Socialista

fue reticente a variar el texto enviado por el Gobierno,

que incluía la temeridad con conciencia de probabilidad,

que no es propia de nuestro acervo jurídico y jurisprudencial

y que se basa en la normativa CMR, finalmente fue

excluida, manteniendo solo la intencionalidad, que responde

mucho mejor a lo que tiene establecida nuestra

jurisprudencia para estas situaciones.

No obstante, voy a comentar brevemente las 5 enmiendas

que hemos mantenido vivas para el debate plenario.

Con la enmienda número 11 tratamos de incorporar un

nuevo artículo que regule la responsabilidad de los transportistas

efectivos frente a los transportistas contractuales,

ya que el CMR en el que se basa el proyecto no lo reguló

en el año 1956, y posteriormente, tanto las reglas CIM

como el Convenio de Montreal, otros ordenamientos de

derecho comparado y el propio anteproyecto inicialmente

2697

SENADO-PLENO 21 DE OCTUBRE DE 2009 NÚM. 56

aprobado por el Gobierno sí regulaban esta situación. De

no hacerse quedará huérfana, dejándola tal y como se

encuentra ahora recogida.

La enmienda número 12 pretende suprimir del texto de

la ley la regulación del contrato de mudanza, siendo, contrariamente

a lo que se señala en la exposición de motivos,

lo verdaderamente importante y relevante no el transporte

en sí mismo, que existe, sino las obligaciones que el proyecto

califica de accesorias y que no lo son, sino que, por

el contrario, son esenciales en el contrato. Así pues, en el

contrato de mudanza es mucho más importante el desmontaje,

el embalaje, el desembalaje y el nuevo montaje de los

bienes objeto de mudanza que el propio transporte en sí

mismo. Por ello creemos que se debe excluir del presente

texto que ahora debatimos.

Las enmiendas números 9, 10 y 13, que hacen referencia

a los artículos 5 y 6 y a una nueva disposición adicional

del proyecto de ley, se refieren a un problema concreto:

la regulación de los intermediarios del transporte y el

carácter y la naturaleza de su contratación, que, por una

cuestión de coherencia, entendemos que debe ser objeto

de regulación junto con los intermediarios en los demás

modos de transporte aéreo y marítimo.

Con estas enmiendas pedimos al Gobierno que traiga a

esta Cámara un proyecto de ley que regule de forma integral

esa intermediación. A la vista de la redacción final del

artículo 5, nos reafirmamos en la creencia de lo acertado de

estas enmiendas, siendo claro ejemplo de lo que he señalado

acerca de que el texto necesita una mayor reflexión.

Señorías, mi grupo parlamentario ha querido alcanzar

también en este proyecto de ley un amplio consenso y ha

cumplido. Por eso, admitió ya en la Comisión de Justicia

las enmiendas números 57, 58 y 59, de Convergència i

Unió, que trataban de las presunciones de exoneración en

las operaciones de auxilio y rescate de vehículos averiados

o accidentados a cargo de las empresas especializadas de

grúas, que encontramos que tienen pleno sentido, al igual

que la enmienda número 8, del Grupo de Senadores

Nacionalistas, sobre la inclusión del transporte mediante

bicicleta, y las enmiendas números 60 a 63, incorporadas

por el Grupo Socialista en el Senado. Además, nos acabamos

de encontrar con una enmienda de modificación que

quizás se podría aceptar —nos la han pasado en este

mismo momento—, así como una de adición, que debiéramos

estudiar para poder aceptarlas.

De esta manera, nos encontramos con fuerza moral para

solicitar una última reflexión de los grupos parlamentarios

y su apoyo a estas cinco enmiendas que proponemos, instando

al Gobierno a que aborde de una vez la regulación

del transporte terrestre de pasajeros en el presente proyecto

de ley, tal y como ya pusimos de manifiesto en la Comisión

de Justicia.

Muchas gracias, señor presidente.

El señor VICEPRESIDENTE (Molas i Batllori):

Muchas gracias.

¿Turno en contra? (Pausa.)

Turno de portavoces.

En nombre del Grupo Mixto, tiene la palabra el senador

Belda.

El señor BELDA QUINTANA: Muy brevemente, intervengo

para fijar la posición de Coalición Canaria, dentro

del Grupo Mixto, en torno a este proyecto de ley, que

viene a actualizar el régimen jurídico del contrato de

transporte de mercancías tanto por carretera, como por

ferrocarril, derivado de la obligación de la incorporación

al ordenamiento jurídico de varias directivas comunitarias,

y ahora también, gracias a la enmienda presentada por el

Grupo de Senadores Nacionalistas, regulará el transporte

de mercancías en bicicleta.

Tal y como dijimos en comisión, Coalición Canaria se

ha sumado al consenso logrado en el Congreso de los

Diputados, así como en el Senado, en la medida de lo

posible. Resultaba más que evidente el anacronismo de la

regulación del Código de Comercio en esta materia y la

nueva legislación del sector ferroviario, que abrió un escenario

de liberalización, también requería esta nueva regulación

legislativa. Por tanto, compartimos la idea de este

proyecto de ley de que el contrato de transporte se haya

adaptado en lo sustancial a los convenios internacionales

sobre la materia, siguiendo el camino ya trazado por otros

países europeos.

Hemos tratado de mejorar el proyecto de ley con nuestras

enmiendas, de las cuales se incluyeron algunas en el

Congreso, y parece ser que en el Senado también se va a

incluir alguna otra mediante una transaccional que hemos

acordado con el Grupo Socialista. La mayoría de las

enmiendas que hemos presentado se refieren a demandas

del propio sector de los transportistas con el fin de matizar

o aclarar algunos conceptos o tipos de responsabilidad.

Pero, en su conjunto, la ley nos parece positiva y por ello,

la votaremos favorablemente.

Especialmente, quisiéramos mencionar la regulación

contenida en las nuevas normas especiales que regulan el

contrato de rescate y auxilio en carretera introducidas en

el proyecto de ley a través de dos enmiendas de Convergència

i Unió, ya que es también una demanda de este

sector de los transportistas en Canarias. Por tanto, respecto

al voto particular presentado por el Grupo Socialista,

que pretende eliminar dichas enmiendas, votaremos en

contra, con el fin de que esta regulación especial se contemple

en la ley.

Por lo demás, como he dicho, votaremos a favor del proyecto

de ley.

Muchas gracias.

El señor VICEPRESIDENTE (Molas i Batllori): Gracias.

En nombre del Grupo de Senadores Nacionalistas, tiene

la palabra el senador Zubia.

El señor ZUBIA ATXAERANDIO: Muchas gracias,

señor presidente.

Con absoluta brevedad, intervengo a los efectos de dejar

constancia de que el Grupo Parlamentario de Senadores

Nacionalistas va a votar a favor de este proyecto de ley del

2698

SENADO-PLENO 21 DE OCTUBRE DE 2009 NÚM. 56

contrato de transporte terrestre de mercancías. Ya lo hicimos

en el Congreso de los Diputados; lo volvimos a hacer

la pasada semana en esta Casa, en el trámite de comisión,

y lo reiteramos en el día de hoy.

Es evidente que estamos ante un proyecto de ley que ha

alcanzado un amplísimo consenso; un proyecto en el que

ha primado hasta el último momento la búsqueda del

encuentro y del acuerdo, y a la vista está que cuando se

busca, normalmente se encuentra.

Así, se han incorporado numerosas enmiendas de los

distintos grupos parlamentarios y no son pocas las transaccionales,

lo que en definitiva ha dado como resultante un

texto final correcto en sus líneas generales y contenidos.

Dijimos en comisión, y hoy lo quiero reiterar, que el

único pero que se le puede poner al proyecto es el de llevar

incluidas algunas disposiciones que tienen que ver con

el transporte ferroviario de viajeros, que ya me dirán sus

señorías qué encaje tienen en la que está llamada a ser la

regulación del contrato de transporte terrestre de mercancías.

Es algo que está reñido, o debería estarlo, con la más

elemental técnica legislativa pero que, lamentablemente,

se viene produciendo de manera cada vez más generalizada

en la tramitación de los proyectos de ley, de suerte que

estos se están convirtiendo, tras su paso por las Cámaras,

en auténticas leyes de acompañamiento. Antes había una

ley de acompañamiento anual, unida a los Presupuestos

Generales del Estado, pero ahora tenemos casi tantas leyes

de acompañamiento como proyectos se aprueban en sede

parlamentaria.

Señor presidente, sé que es predicar en el desierto, pero

al menos permítanme el desahogo de constatarlo y, de

alguna forma, denunciarlo.

En todo caso, esta queja o preocupación —si lo prefieren—

no enturbia ni nos hace dudar de nuestro apoyo

al proyecto de ley.

Muchas gracias.

El señor VICEPRESIDENTE (Molas i Batllori): Gracias.

Por el Grupo Parlamentario Catalán en el Senado de

Convergència i Unió, tiene la palabra el senador Casas.

El señor CASAS I BEDÓS: Muchas gracias, señor presidente.

Como ya anuncié en el trámite de enmiendas, mi grupo

parlamentario va a votar a favor del proyecto de ley.

Ya se aprobó alguna de nuestras enmiendas en comisión

y, hoy, otras dos van a ser objeto de un voto particular, porque

vamos a seguir defendiendo su inclusión en el texto.

Sin embargo, insisto en que el proyecto de ley era necesario,

ha venido a poner al día una legislación sobre el transporte

por carretera que estaba dispersa y que aún mantenía

en vigor algunos aspectos del Código de Comercio, que no

tienen que ver con lo que es hoy el transporte. Por tanto,

creo que hemos hecho un buen servicio a la sociedad, a los

transportistas y, en definitiva, al conjunto de la economía

española.

En la línea de la intervención del senador Zubia, quisiera

hacer una pequeña reflexión y es que esta Cámara, al

ser de segunda lectura, debería disponer de un espacio más

tranquilo para discutir los proyectos de ley. Nos han llegado

de golpe muchos proyectos, con muchas prisas y el

Grupo Socialista, en algunos momentos, ha negociado en

el último minuto, mediante transacciones, y esa no es

forma de hacer las cosas.

Ha quedado demostrado que el Senado sirve para algo,

por ejemplo, en una cosa tan sencilla como es que este

proyecto de ley no contemplaba el transporte por bicicleta

y era un error que ha quedado subsanado gracias a una

enmienda que introdujo el Grupo Parlamentario de Senadores

Nacionalistas en la comisión y que todos vimos que

había que apoyar, de manera que se ha incluido en el proyecto

de ley.

Insisto, es importante la segunda lectura porque hubiésemos

dejado al margen una cuestión que puede parecer

que no tiene importancia pero, en el siglo XXI, la tiene,

porque hay mucho transporte pequeño de documentación

en bicicleta.

Repito que ha quedado demostrado que la segunda lectura

es importante pero, para llevarla a cabo, es necesario

más sosiego y que no se introduzcan cuestiones que no tienen

nada que ver con el proyecto de ley, como ha dicho el

señor Zubia, porque eso dificulta el debate, introduce confusión

y, sobre todo, hace difícil que esta segunda lectura

sosegada —que es lo que tenemos que hacer aquí, porque

esto no es el Congreso de los Diputados— se pueda realizar

en condiciones.

Me parece que estoy predicando en el desierto porque,

por lo que puedo apreciar en otras comisiones de las que

soy miembro, nos llegan otra vez distintos proyectos de

ley a toda velocidad, con trámite de urgencia, introduciendo

temas que no deberían.

Si el Estado decidió en su día que nuestro sistema fuera

bicameral, y dado que en el aspecto territorial esta Cámara

no ha terminado de desarrollar su trabajo, al menos en

el de segunda lectura sería deseable que se hiciera con

mayor tranquilidad, con más sosiego y que el grupo que

apoya al Gobierno no introdujese tantos elementos novedosos

a última hora, que hacen que a los portavoces de los

grupos más pequeños les resulte muy difícil tomar decisiones

sobre la marcha.

Gracias, señor presidente.

El señor VICEPRESIDENTE (Molas i Batllori): Gracias.

Por el Grupo Parlamentario Entesa Catalana de Progrés,

tiene la palabra el senador Bofill.

El señor BOFILL ABELLÓ: (El señor senador inicia

su intervención en catalán, que se reproduce según el

texto que facilita a la Redacción del Diario de Sesiones):

«Gràcies, president.

Aprovarem aquesta llei amb un ampli consens i és lògic

que així sigui en la mesura que és fruit dels acords del

govern amb el comitè estatal del sector del transport de

mercaderies després de les aturades i manifestacions de

transportistes de l’any 2005.»

2699

SENADO-PLENO 21 DE OCTUBRE DE 2009 NÚM. 56

Debería poder continuar mi discurso en catalán, y los

senadores que no me entendieran deberían poder seguir mi

intervención gracias a un servicio de traducción simultánea,

de manera moderna, civilizada y respetuosa, como

sucede hoy en cualquier congreso o jornada en que participan

hablantes de distintas lenguas. Pero esta Cámara

obsoleta en tantas cosas también en esta sigue anclada en

el siglo XIX.

Decía que aprobaremos esta ley con un amplio consenso,

y es lógico que así sea, dado que es fruto de los acuerdos

del Gobierno con los representantes del sector del

transporte de mercancías después de los paros y manifestaciones

de transportistas del año 2005.

Nuestro grupo considera que hemos hecho una cosa

positiva: agrupar en un solo texto toda la normativa reguladora,

en este caso del transporte terrestre de mercancías,

dispersa hasta hoy; además se ha modernizado y adecuado

mejor a la realidad actual. Los operadores del sector y

muchos ciudadanos, usuarios de los servicios de transporte

terrestre de mercancías, ajenos a menudo a los usos y

costumbres del sector gozarán, a partir de la aprobación

de este proyecto de ley, de mayor seguridad jurídica.

Votaremos, pues, a favor del conjunto del proyecto y en

contra de las enmiendas, en relación con esta ley, que al

terminar el debate no se hayan consensuado; manifestamos

que estamos de acuerdo con el fondo de lo que se

haya consensuado.

Los senadores de Esquerra Republicana y de Iniciativa

per Catalunya dentro del Grupo de Entesa Catalana de

Progrés, que venimos reclamando constantemente que se

atiendan las demandas de los usuarios de Renfe y se

garanticen sus derechos —incluso ayer hice una pregunta

en este sentido al ministro de Fomento—, votaremos en

contra de la enmienda 63 del Grupo Socialista, para la cual

pedimos votación separada porque es una enmienda con la

que, ante una directiva europea llamada justamente a fijar

con mayor claridad y a garantizar los derechos de los viajeros

de ferrocarril, el Gobierno quiere acogerse a la máxima

dilación posible en la aplicación de dicha directiva; es

decir, se trata de una enmienda que limita los derechos de

los viajeros en sus relaciones con las compañías de ferrocarril,

y nos quiere mantener alejados en esta cuestión de

los países más avanzados de Europa. Otra vez se pretende

proteger la ineficiencia de Renfe acogiéndose a un régimen

de excepciones y de exenciones temporales de hasta

quince años pensado para los furgones de cola del tren

europeo. Por lo demás, queremos expresar, como ya se ha

dicho por parte de otros senadores, nuestra protesta por su

inclusión en un proyecto de ley sobre el contrato de transporte

terrestre de mercancías, no de viajeros, que nada

tiene que ver con el contenido de dicho proyecto de ley, y

además en el último tramo de su tramitación en el Senado.

Se escamotea así la discusión de una cuestión importante

y que aparece aquí en el marco del debate, muy técnico,

sobre el contrato de transporte terrestre de mercancías,

como una cuestión menor y marginal; y sobre la que los

grupos han pasado por encima. Se ha hablado de que es

algo sobrevenido, pero no se ha hablado de su contenido,

y su contenido es importante porque hace referencia a los

derechos de los usuarios; es decir, a millones de usuarios

del ferrocarril de este país. Por lo tanto, no es una cuestión

menor, y nos sabe mal que se haya introducido otra

vez en el marco de un proyecto para el cual había ya un

gran consenso.

Gracias.

El señor VICEPRESIDENTE (Molas i Batllori): Gracias.

Por el Grupo Parlamentario Socialista, tiene la palabra

el senador Pestana.

El señor PESTANA PADRÓN: Gracias, señor presidente.

Intervengo, en primer lugar, para contestar a una de las

referencias que ha hecho el portavoz de Convergència i

Unió, que no está presente en este momento en la sala.

Quiero señalar que las enmiendas que se han transaccionado

y que se han presentado en el día de hoy fueron anunciadas

ya en la Comisión de Justicia, en la sesión en que

se aprobó el dictamen; por tanto, hemos tenido el debido

sosiego para incorporar enmiendas y pactar. Ha habido

intención por parte del Grupo Socialista de incorporar

más enmiendas, aunque no ha sido posible con otros grupos,

pero hemos hecho el esfuerzo de incorporar mejoras

técnicas, en el texto que hoy vamos a aprobar.

El presente proyecto de ley, señorías, pretende la actualización

del régimen del contrato de transporte por carretera

que hasta ahora venía regulado en el Código de

Comercio en vigor sin apenas variaciones, como señala el

preámbulo, desde 1885; las numerosas normas administrativas

de control o los procesos de liberalización que se

han venido produciendo, así como la necesidad de adaptar

nuestra normativa a los convenios internacionales en la

materia, fundamentalmente al Convenio de transporte

internacional de mercancías por carretera y a las Reglas

Uniformes de 1999.

Por tanto, es un buen texto legislativo que ha ido incorporando,

a su paso por el Congreso de los Diputados y

después en el Senado, enmiendas que lo han enriquecido

y mejorado, con la excepción que señalábamos anteriormente,

referidas al auxilio y rescate en carretera. En este

punto hago una especial consideración al Grupo Parlamentario

Popular: de las 30 enmiendas presentadas en el

Congreso de los Diputados, se aceptaron 25 —algunas

transaccionales—, y quedaron vivas 5 en el Senado, que

no podemos votar favorablemente porque algunas no las

consideramos adecuadas.

Por ello, hago un llamamiento a los grupos parlamentarios,

a su responsabilidad y a su buen hacer, porque consideramos

que la incorporación de otras enmiendas empeoraría

el texto, iría contra los acuerdos alcanzados en el

Congreso de los Diputados, y sinceramente pienso que

algunas enmiendas transaccionales menoscaban los principios

que inspiran el proyecto.

A día de hoy, la oposición a las enmiendas que se mantienen

se basa fundamentalmente en lo siguiente: en la no

mención de cuestiones de carácter administrativo, tales

como autorizaciones o competencias de distintas adminis-

2700

SENADO-PLENO 21 DE OCTUBRE DE 2009 NÚM. 56

traciones públicas, dado que lo que se pretende regular

estrictamente es un contrato privado y no entrar en los

requisitos de los actores en materia administrativa, por lo

demás, muy cambiante —incluso con normativa europea

que nos afecta—, ni referirse a las competencias de distintas

administraciones públicas reflejadas en la Constitución,

en el estatuto de autonomía o en la normativa de

desarrollo en los que no debe entrar el proyecto de ley; en

el no establecimiento de cláusulas exorbitantes o normas

que menoscaben derechos de los usuarios, de los cargadores,

en definitiva.

Señorías, en este aspecto quiero hacer una mención

específica a las enmiendas números 9, del Grupo Parlamentario

Popular, y 55, del Grupo Parlamentario Catalán

en el Senado de Convergència i Unió que pretenden modificar

el artículo 5 del proyecto de ley y que tienen, a su

vez, relación con la enmienda número 13, del Grupo Parlamentario

Popular en el Senado, y que mediante una adicional

nueva pretende obligar al Gobierno a remitir a las

Cortes Generales, en el plazo de seis meses, un proyecto

de ley que regule el régimen jurídico de los intermediarios

de transporte.

Las enmiendas van encaminadas a excluir de la obligación

de contratar en nombre propio a los intermediarios de

transporte. Aparte de señalar que el artículo 5 fue objeto

de transacción, consideramos que ello conduce a excluir

de toda responsabilidad a quienes actúan como intermediarios,

agravando la situación del cargador que ve disminuido

su derecho. Ello contradice el espíritu que inspira el

proyecto de ley, que se basa en dotar de seguridad jurídica

a todo el proceso de la contratación y a asumir obligaciones

en cada momento de la cadena de la contratación,

que muchas veces suele ser, además, muy larga.

Si prospera finalmente la propuesta, en el caso de avería

o cualquier otro incidente, el perjudicado, el usuario, el

cargador, deberían dirigirse a la cadena de contratación

para conocer cuál de los que le precedieron contrataron a

su vez en nombre propio, con el riesgo de que, finalmente,

deba presentar la reclamación, incluso en un país lejano

y con jurisdicciones diferentes. Además, conociendo

que en el sector de transportes de mercancías la contratación

verbal es la regla —aproximadamente solo una cuarta

parte se formula por escrito—, la complicación que

supondría excluir a los intermediarios incrementaría notablemente

su complejidad.

El texto del proyecto de ley recoge la jurisprudencia ya

consolidada existente en relación con los comisionistas de

transportes, recogida, además, en la Ley de Ordenación de

los Transportes Terrestres, más concretamente en el artículo

140.18.1, y lo incorpora como infracción, que señala

que el intermediario asume los derechos y obligaciones

del transportista frente a su cliente, el cargador, y al

mismo tiempo asume los derechos y obligaciones de éste

frente al transportista.

Por todo ello, señorías, consideramos que dichas

enmiendas no deben aceptarse por parte del Senado, dado

que empeoran notablemente el texto y retroceden en el

reconocimiento de derechos de los usuarios de transportes

terrestres de mercancías. Al texto se incorporan —si así lo

estiman sus señorías, y se lo pido al resto de grupos que no

han firmado las enmiendas transaccionales porque no ha

habido tiempo—, las enmiendas números 19, del Grupo

Mixto, Coalición Canaria, y 32 y 38, del Grupo Parlamentario

Entesa Catalana de Progrés.

Termino, señor presidente, agradeciendo a los portavoces

de los grupos su intervención en la tramitación de este

proyecto de ley, que ha permitido la incorporación de

enmiendas, tanto por parte de nuestro grupo, como del

Grupo Mixto, del Grupo Parlamentario Entesa Catalana de

Progrés y del Grupo Parlamentario Catalán en el Senado

de Convergència i Unió, en este caso en lo relativo a su

enmienda número 59.

En definitiva, señorías, es un buen texto que regula con

garantías el contrato de transporte terrestre de mercancías,

con modernidad, bajo los principios de los convenios

internacionales y regulando los derechos de quienes intervienen

en el contrato ofreciendo una máxima seguridad

jurídica.

Espero que voten favorablemente el proyecto de ley.

Muchas gracias.

El señor VICEPRESIDENTE (Molas i Batllori):

Muchas gracias, senador Pestana.

Por el Grupo Parlamentario Popular en el Senado, tiene

la palabra el señor Altava.

El señor ALTAVA LAVALL: Muchas gracias, señor presidente.

Anuncio que nuestro grupo votará favorablemente este

proyecto de ley, tal y como hicimos en la Comisión de Justicia.

Asimismo, anuncio que votaremos favorablemente

las dos enmiendas presentadas por Convergència i Unió,

pues nos parecen muy acertadas y enriquecen el proyecto

de ley.

Hoy hemos debatido el proyecto de ley del contrato de

transporte terrestre de mercancías, fruto de un amplio consenso,

por la importancia que el mismo tiene para muchos

sectores productivos. No obstante, este proyecto de ley

tiene importantes deficiencias. Desde el año 2001 ha sufrido

muchos vaivenes prelegislativos, en primer lugar, con

los contactos entre los ministerios de Fomento y Justicia

con la intención de modificar el presente contrato— y,

posteriormente, cuando en el año 2005 formó parte de los

acuerdos entre el Ministerio de Fomento y el Comité

Nacional de Transporte por Carretera, dando lugar a un

entonces anteproyecto de ley del contrato de transporte

terrestre.

Señorías, desde el punto de vista del Grupo Parlamentario

Popular se produce una gran omisión, la de excluir del

transporte terrestre la regulación del transporte de viajeros.

A ustedes les podrá parecer una cuestión baladí, pero

es muy importante, pues igual que estamos hablando del

transporte terrestre, se podría regular el transporte terrestre

de viajeros. El transporte de viajeros no está regulado

en convenios internacionales y tampoco existe legislación

en nuestro derecho privado —principalmente legislación

2701

SENADO-PLENO 21 DE OCTUBRE DE 2009 NÚM. 56

mercantil—, sino una dispersa e incompleta normativa en

el derecho administrativo, culminada por la jurisprudencia

contencioso-administrativa. Por ello, para dar una mayor

cobertura jurídica, creemos que se debía haber regulado

dicho transporte de viajeros en el presente anteproyecto. El

Código de Comercio de 1885 —bastante longevo ya—,

desfasado e insuficiente a este respecto, solo se refiere a

dicho contrato de transporte de personas por carretera en

su artículo 352 y, posteriormente, solo encontramos una

legislación supletoria del Código civil, en cuanto que es

derecho común. En la normativa de derecho público sectorial,

derecho administrativo, solo encontramos una serie de

prescripciones dispersas en la Ley de Ordenación de los

Transportes Terrestres y en su reglamento ejecutivo, que en

modo alguno constituyen una regulación, ni siquiera parcial,

del contrato de transporte de viajeros por carretera.

Por tanto, este anteproyecto debería haber incluido un

contenido que nos hubiera permitido tener una regulación

absolutamente completa del contrato de transporte terrestre,

para no seguir manteniendo una dicotomía y una laguna

legislativa muy seria en cuanto al transporte de viajeros.

Hace falta fijar sus derechos y obligaciones, el

carácter de aplicación imperativa en todas sus modalidades

y la responsabilidad derivada de su incumplimiento en

el ámbito propio del derecho privado.

Señorías, quiero poner de manifiesto la descortesía

parlamentaria que se ha producido con el Grupo Parlamentario

Popular, al habernos hecho llegar hoy mismo

habiéndose debatido ya este proyecto de ley— una

enmienda de modificación y otra de adición que, al menos

por parte de nuestro grupo, no han podido ser suscritas.

Aunque es cierto que esto se mencionó en la Comisión de

Justicia, se nos han hecho llegar hoy mismo, por lo que no

hemos tenido tiempo suficiente para estudiarlas y meditarlas.

Por lo tanto, de aquí al trámite de votación nos

plantearemos la posibilidad de aprobarlas favorablemente.

En todo caso, vemos cosas que no nos parecen bien, como

que, en caso de ejecución parcial del transporte, el porteador

solo podrá exigir el pago del precio siempre que este

reporte algún beneficio para el deudor. Desde luego, si hay

transporte parcial, sí que supone un perjuicio de entrada al

porteador si no se le abona. Por lo tanto, habría que meditar

esta cuestión con más tiempo.

Por otra parte, en relación con las grúas —asunto que

mencionaba el portavoz del Grupo Parlamentario

Socialista—, en ningún caso se invierte la carga de la

prueba, pues, en definitiva, será una cuestión de las entidades

aseguradoras. Tanto los profesionales de extracción

de vehículos averiados como los que tenemos vehículos

contamos con nuestro seguro, y las compañías aseguradoras

son exactamente las mismas, con lo cual, el onus probandi,

la carga de la prueba, no se va a invertir; en todo caso, va

a seguir siendo responsabilidad de las propias entidades

aseguradoras. En definitiva, la carga de la prueba será una

cuestión entre las mismas compañías de seguros, con

independencia de los convenios Ascii o Ascide que ellas

tengan.

Por lo tanto, manifiesto nuestro apoyo al proyecto de ley

y a las dos enmiendas presentadas por el Grupo Parlamentario

Catalán en el Senado de Convergència i Unió.

Muchas gracias, señor presidente.

El señor VICEPRESIDENTE (Molas i Batllori): Si ningún

senador o senadora se opone, podríamos entrar en el

siguiente punto del orden del día y hacer el debate del

siguiente proyecto de ley. Si hay alguna objeción les ruego

me la indiquen. (Pausa.)

Tiene la palabra la senadora Murillo.

La señora MURILLO MURILLO: Gracias.

Señor presidente, le pediría un receso de unos minutos

porque nos falta un ponente dado que el debate del cuarto

proyecto de ley estaba previsto que empezase a primera

hora de la tarde.

El señor VICEPRESIDENTE (Molas i Batllori): Muy bien.

Hacemos una parada de cinco minutos. A los cinco

minutos retomaremos nuevamente la sesión y diremos si

entramos en el siguiente punto del orden del día o suspendemos

la sesión hasta la tarde. (Pausa.)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: